Archivo de la categoría: debate

¿Qué regalo navideño recuerdas de tus abuelos?

Otro año más ya están aquí las Navidades, esa época tan especial, por algunos tan deseada, y por otros…

El año pasado hablamos sobre qué regalo íbamos a hacer a nuestros abuelos. Y este año cambiamos, pero no mucho. Porque seguro que recuerdas con especial cariño algún regalo que te trajeron en casa de tus abuelos, o de alguno de tus mayores.

Yo la verdad es que de regalo de los abuelos, por desgracia, no tengo ninguno en especial, ya que eramos tantos nietos, que para simplificarlo, los Reyes Magos traían dinero, y así no había confusión con los regalos cerrados. Pero sí que recuerdo con especial “cariño” mi primer reloj, que me regaló el tío Chani. No recuerdo la edad que tenía pero sí recuerdo la sensación que tuve de que mayor soy que ya puedo llevar reloj. Sensación que el año pasado volví a vivir, pero esta vez desde el otro lado, desde el lado adulto al ver la cara de miniMatilda con el primer reloj que le trajeron los Reyes.

Así que este mes de regalos la #preguntamaliciosa es sobre qué regalo recuerdas de alguno de tus mayores.

Feliz Navidad

 

Qué excusa te has dado para subir las barandillas al final de la vida

Pues sí, tengo fijación con las barandillas hospitalarias. Ya hablé de ellas hace un tiempo, al principio de esta historia. Y hoy vuelvo a hablar de ellas.

Y es que tengo una cruzada personal con ellas. Creía perdida de antemano, pero me divierte seguir intentandolo. Pienso perdida, primero por las propias personas que muchas veces las piden “por seguridad”, como decía Eva en un comentario en la entrada previa. Aunque otras veces agradecen que les preguntes si les importa no tenerlas.

Pero tenerlas cuando alguien se está muriendo y está sedado, creo que es totalmente innecesario. Y de eso va la pregunta maliciosa de este mes.

images

Sigue leyendo Qué excusa te has dado para subir las barandillas al final de la vida

El día que una bandeja voló por los aires

¿Forzamos la ingesta en ancianos con demencia?

Pasando por los pasillos del hospital oía rogar a mi compañera Eva: “María, abre la boca, cariño, por favor…” Más gracia nos hacía otra paciente, que respondía como una niña rebelde: “¡No quiero!”. Un día vimos volar una bandeja de comida por los aires en el comedor, volcándose también la mesa. ¡Lo terrible que debió parecerle aquella comida al paciente! Hay poca literatura especializada al respecto, y para nosotros se trata de ¡un dilema diario!: ¿le obligamos a comer?.

Un día me acerco a una anciana paralizada ante su comida y mirando con recelo alrededor. “¿Por qué no comes, querida?” y me responde bajito: “Es que me quieren envenenar…” Su delirio de perjuicio fue remitiendo en días (el haloperidol, el hambre acumulada). Ancianos de personalidad dominante se niegan “porque no necesitan  ayuda”, pero pasando los días ya no es preciso que les camuflemos las pastillas trituradas.

Han sido momentos estresantes, de escupirte en el uniforme, agresividad verbal, física, para nosotros y sobre todo para el familiar/cuidador que se marcha impotente llorando. Se requiere mucho apoyo para el afrontamiento al estrés de la nueva situación. En ocasiones, de forma temporal, recomendamos que ellos no les den de comer (el paciente les toma el pelo) y que dejen que “la bata blanca” les releve unos días.  En esos momentos la patología psíquica añadida y de base debe ser tratada intensivamente y los suplementos nutricionales son un cable para salir de una conducta regresiva de negativismo. Puede arrastrarlos a una arriesgada situación de complicaciones somáticas en cascada.

Existe una asociación conocida de mayor mortalidad en estas conductas, un rechazo presente en más del 9% de pacientes geriátricos ingresados. Ello podría arrastrar al “síndrome de deslizamiento” o un triste dejarse ir por un sentimiento de aislamiento social que nos deja impotentes a todos: muchas horas solos, muchas comidas solos…mueren solos…

Pero hemos visto alguna situación difícil resuelta: una señora con demencia precoz cuya dieta consistía en  bocadillos y naranjada. La cuidadora la perseguía a todas horas. Comenzamos a sentarla a comer su bocata en una bandeja, luego añadimos un nuevo plato, hasta que la vímos comer a su hora su bandeja completa (y que no ofrecieran alimentos fuera de horario).

Las razones al negativismo a veces resultan ser fisiológicas como son el deterioro de la deglución, expresado en un pánico a atragantarse (gran valor nuestra Logopeda Mireia, que recomienda el uso de espesante o no). También produce molestia una prótesis dental inadecuada, que llaga la boca. Un cambio de la misma o en la textura mejora la situación (gran labor realiza nuestra dietista, Helena, con dietas personalizadas).

A un par de señoras su demencia les está impidiendo saber cómo se coge un tenedor, cómo llevar la cuchara a la boca. Les produce verdadera vergüenza y rabia que les demos de comer, se llegan a ofender. Realizamos una guía secuenciada, ofreciendo plato por plato, tratando de evitar el temido síndrome de discapacidad iatrogénica, una dependencia exagerada dando de comer en boca (por proteccionismo, pena, prisas).

Comer debería ser solamente “por placer” según el informe Confort Feeding Only. Forma parte del cuidado basado en el confort, evitando situaciones estresantes, de forma menos invasiva. Algunos familiares manifiestan conductas inapropiadas (tapar la nariz, bajar la cabeza, apretar la boca).

El objetivo de las intervenciones de enfermería (D.Orem) es identificar en qué fase se sitúa el deterioro cognitivo, funcional y de la deglución del paciente, cuando aparece un déficit de autocuidado en la alimentación. El momento de comer debe asociarse a una situación placentera.

Recuerdo decir a mi abuela cómo disfrutaba en su lecho de muerte el abuelo Isidro cuando le daba natillas: “qué bueno está esto”. No lamento tampoco los dos vasos de gazpacho que se bebió mi padre horas antes de morir (era su bebida favorita). Pensemos en otra manera de tratar y cuidar, más respetuosa con la voluntad y autonomía del paciente, equilibrada con sus necesidades nutricionales reales para su edad y estado.

 

Fdo: Silvia Sánchez

¿Usas el término demencia senil?

Bienvenidos “otro curso más” a este blog. Muchísimas gracias por volver a leernos. Hemos cogido fuerza y este año creemos que venimos con temas que os van a interesar mucho.

Y para empezar os traigo un tema que ya estoy debatiendo, no sólo a través de las redes con sanitarios, sino también en mi casa con amigos. La última vez ha sido el miércoles pasado en casa de Olivia. Y es que en este mes en que se celebra el día mundial del Alzheimer os planteo si usáis el diagnóstico demencia senil, PORQUE NO EXISTE.

WhatsApp Image 2017-08-21 at 21.57.21.jpegCon 87 años murió con la cabeza más clara que yo

Sigue leyendo ¿Usas el término demencia senil?

La #preguntamaliciosa

Este mes, antes de unas, consideramos, merecidas vacaciones del blog, me gustaría, agradeceros el que hayáis estado al otro lado. Tanto leyéndonos, compartiendo o comentando o participando de esta experiencia.

La verdad es que la respuesta recibida ha sido muy gratificante y estimuladora. Y no voy a mentir, que me ha sorprendido el grandísimo recibimiento de algunos de los post, en especial el post sobre sujeciones que ha sido el más leído del año, por lo que doy gracias al dr Burgueño por su inestimable colaboración. Pero tampoco puedo olvidar la colaboración del resto de autores externos, que han participado, y participarán en el apartado #GeriatríaCultural. Y tampoco obviar los sitios a los que ha llegado este blog, que van de, aparte de España, a toda hispanoamerica, pasando por Malta, Indonesia, Finlandia, Emiratos Árabes o Canadá, por citar sólo algunos.

Pero como decía sin vosotros, seguidores fijos y ocasionales, esto no sirve de nada. Y aunque ya hay alguna idea de las que hablar el próximo curso, nos gustaría contar con vuestra opinión sobre lo que deseáis que habláramos.

Así que la #preguntamaliciosa de este mes es que #preguntamaliciosa proponéis o haríais vosotros para los próximos post.

Muchas gracias y felices próximas vacaciones. No os preocupéis que este mes aún os daremos la lata, pero en Julio y Agosto… a descansar.

Qué hacemos con la sal

Una de las frases que más he oído en los hospitales es: “Esto está soso, no hay quien se lo coma”. Quién de vosotros no lo ha oído. Pero siempre también hemos oído lo de comer con sal es malo. Y así nos enseñan en la facultad. Desde los primeros años de facultad “nos machacan” con los hábitos saludables, y hasta aquí os hemos las hemos recomendado.

Pero qué pasa cuando tienes 80 años, comes poco y te gusta la comida con sabor. Pues esto es lo que os preguntamos, e intentaremos discutir durante este mes. ¿Le hechas sal a la comida del abuelo?.

indice

Sigue leyendo Qué hacemos con la sal

Qué libro te hace recordar a tus abuelos

El año pasado como especial día del libro y St Jordi os planteábamos la #preguntamaliciosa de cuál era vuestra palabra preferida para llamar a los ancianos, siendo varias las escogidas.

Pues este año os planteamos también una #preguntamaliciosa especial, y es qué libro os hace recordar a alguno de vuestros abuelos.

mortadelo

Sigue leyendo Qué libro te hace recordar a tus abuelos

¿La sanidad es igualitaria? #DiaInternacionalDeLaMujer

Hoy día internacional de la mujer quiero escribir “una lanza” por la igualdad de género. No por mi, sino por mi futuro.

nora

miniMatilda

Sigue leyendo ¿La sanidad es igualitaria? #DiaInternacionalDeLaMujer

¡Qué mal sabe esto!

 

Cuál ha sido mi sorpresa, cuando en el mes de junio me encontré con un artículo del JAMA, en la sección less is more

The Horrible Taste of Nectar and Honey—Inappropriate Use of Thickened Liquids in Dementia

Y es que lo prometo, esta pregunta maliciosa la teníamos pensado antes de ver publicado este artículo.

Sigue leyendo ¡Qué mal sabe esto!