Archivo de la etiqueta: cultura

Qué libro regalarías a tus abuelos

Ya es nuestra tercera edición especial de la #preguntamaliciosa sobre el día del libro y St Jordi. En años pasados os preguntábamos cuál es vuestra palabra preferida para decir mayor y que libro os hacia recordar a vuestros abuelos. Así que este año os preguntamos qué libro regalaréis o regalaríais a vuestros mayores.

La verdad es que yo nunca llegué a regalar un libro a mis abuelos, así que ahora me tengo que imaginar cuál regalaría. Y el primero que se me viene a la cabeza sin dudar es “La sonrisa etrusca”, que fue una de las primeras recomendaciones de #GeriatriaCultural.

images

Pero como esta recomendación ya está, pues me he puesto a pensar otra opción más real.

Así que he cogido a miniMatilda y le he pedido que escoja qué regalaría. Miniterremoto solo sabe decir Peppa Pig, asi que no vale para este juego.

Y la sorpresa ha sido cuando ha escogido el libreto de una opera para Baba, a quien le encanta la ópera.

1928-Aida

A la yaya un libro de National Geographic con muchas fotos bien grandes, porque le encanta ver los documentales de la tarde

national geographic

Tato un libro de cómo hacer un huerto en casa, para cuando deje de currar en el huerto.

maceta

Y a tieta un libro de coser jerséis de punto, para que así me pueda enseñar.

coser

Así que estos son los libros, como véis, ninguno es un bestseller o una obra literaria maestra, pero seguro que les encantara.

Y vosotros, qué libro haréis a vuestros abuelos.

 

 

 

“Sin edad para la donación y el trasplante” por Rafael Matesanz

Esta semana tocaría #GeriatriaCultural, pero en su lugar es todo un orgullo y de agradecer esta colaboración del dr. Rafael Matesanz.

Muchos sanitarios le conocemos, ya que ha sido el creador de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en 1989. Él es el artífice y responsable del llamado modelo español de trasplante, que ha conseguido que España esté a la cabeza en trasplantes a nivel mundial. Pero sobretodo es un orgullo personal contar con esta colaboración, porque gracias al sistema de trasplantes que disponemos en España pudimos disfrutar de más tiempo con “buela Loli”.

DiaNacionaldelTX2018.png

Sin edad para la donación y el trasplante

Un tópico que a veces sale a la luz cuando se habla de la posibilidad de donar órganos es que se trata de algo relacionado con las personas jóvenes y que a partir de determinada edad esta posibilidad desaparece por el presumible estado de los órganos que los harían inviables para el trasplante. Nada mas lejos de la realidad.

El donante medio español es una persona de edad avanzada que fallece como consecuencia de una hemorragia cerebral. Desde hace años, más de la mitad de nuestros donantes tuvieron más de 60 años y en 2017, el 30% más de 70 y el 10% más de 80.

Incluso no es excepcional la donación de personas de más de 90 años, estando el récord en 94 años con un trasplante hepático de un donante de esta edad.

No todos los órganos aguantan igual el paso del tiempo. El hígado es el mas resistente, seguido del riñón, pulmón y corazón, ocupando el otro extremo de órganos más delicados el páncreas y el intestino.

La conclusión es muy clara: el médico debe evaluar en cada donante fallecido, qué órganos son los que están en condiciones de ser trasplantados, sin hacer ninguna exclusión a priori por la fecha del carnet de identidad. La inversa también es cierta. Si hace 30-40 años la edad era un factor limitante para recibir un trasplante, hoy los límites se han difuminado y pacientes de mas de 80 años están recibiendo un riñón, evitando así la diálisis y ganando vida y calidad de vida.

España es un país muy envejecido y la donación y el trasplante no son más que un reflejo de ello. En resumen, no hay edades límite para la donación y el trasplante. En cada caso hay que evaluar las circunstancias y decidir si es posible o no.

Rafael Matesanz

“Miradas que curan” la recomendación de @maitefotografia

Este mes en la recomendación #GeriatriaCultural es todo un placer tener como colaboradora a Maite Castillo, a quien conoceréis mejor como @maitefotografia. Pero además volviendo a salir de la costumbre, hoy os recomendamos dos cosas.

La primera recomendación es estrictamente cultural, que es lo que toca, y es la fotografía de Yasmina Segarra.

miradas que curan.jpg

Esta fotografía es la ganadora del primer premio de fotografía de la universidad de enfermería y fisioterapia de Lleida en 2017, y no es necesario explicarla para que os enamore.

Sigue leyendo “Miradas que curan” la recomendación de @maitefotografia

El curioso caso de Benjamin Button

Es todo un honor y un orgullo comenzar este 2018 la sección #GeriatriaCultural con un colaborador de la talla de Pablo Sánchez Ballestero. Quizás os suena más si os digo @PauMatalap, autor de uno de los blogs que sigo últimamente con más interés, como es el blog de enfermeriatecnologica, que seguro conocéis, y si no ya sabéis que blog tenéis que empezar a seguir.

 

“La vida sólo se puede entender yendo hacia atrás, pero debe vivirse hacia delante”. Con esta frase reza el tráiler de la película que he elegido para esta entrada. Una historia mágica de esas que no te deja indiferente y hace que te plantees más preguntas de las que tenías antes de verla.

bb

 

¿No sería maravilloso nacer con un cuerpo anciano y que éste fuera rejuveneciendo a medida que vamos adquiriendo experiencia y sabiduría con la edad?

Sigue leyendo El curioso caso de Benjamin Button

¡Feliz Navidad 2017!

Queda ya poco para preparar la cena de Navidad, así que desde aquí os queremos felicitar. Sin olvidar de daros las gracias por todo este tiempo que nos vais siguiendo.

Aunque no es la última semana del mes, sí que es la última del año en que publicamos (nos permitís también unas minivacas, ¿no?). Así que toca hablar de alguna recomendación cultural.

Pero como el mes es raro, la recomendación también va a ser rara.

Así que por una vez no haremos una recomendación estrictamente relacionada con la geriatría, sino que tiene relación con el servicio médico donde trabajo. El servicio sí que es de geriatría. Así que cogido por los pelos podemos decir que es una “peli geriátrica”.

Y es que si es típico ver por estas fechas “Que bello es vivir”, para nosotros es típico ver “Love actually”, que sucede en unas navidades (y ya está el segundo requisito para ser una recomendación navideña geriátrica). Y todo desde que en un día de bajón laboral de “laLola”, le pasamos esta película que le encantó, y le animo tanto, que acabamos todos viéndola.

6573060313_b565b1aaa1_b

La peli de geriCSG

Porque que hay mejor que una película que empieza con todos los besos y abrazos que se dan en un aeropuerto. O en una estación de tren o de bus.

Yo desde que la ví y entro en una estación no paro de mirar toda la emoción y alegría que hay en tan poco espacio. Y sólo por esto ya merece la pena verla.

Así que nosotros seguimos viéndola y hablando de ella cada vez que alguno tiene un día de bajón. Nos autorecetamos una ración de “Love actually” y tiramos palante.

Feliz Navidad a todos los amigos de la geriatría.

Nos vemos de nuevo el próximo año con nuevos post

“Morir viviendo, vivir muriendo” de Marcos A. Hourmann

Este mes “hemos retrasado” la recomendación de #GeriatriaCultural, en contra de lo habitual. Así que si ya he roto una de las “normas no escritas”, voy a romper la otra de buscar un invitado, y la recomendación de este mes me la he reservado para hablaros de un libro.

IMG_PRODUCTO_1.png

Y es que este libro cuenta la experiencia personal del primer médico condenado en España por eutanasia.

Sigue leyendo “Morir viviendo, vivir muriendo” de Marcos A. Hourmann

33 desnudos en bata de María (José Álvarez) Pasquín

Este mes en el que hemos estado hablando de vacunas es un honor tener la colaboración de todo una experta, como es la dra María José Álvarez Pasquín, directora de vacunas.org , página oficial de la sociedad española de vacunología, y que os recomendamos seguir.

desnudos en bata

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que Oscar, muy amablemente me ha invitado a colaborar con un post para los apuntes culturales del blog, pues “he venido para hablar de mi libro”.

Sigue leyendo 33 desnudos en bata de María (José Álvarez) Pasquín

“André y Dorine”, de Kulunka teatro

Retomamos quizás el apartado que más ilusión me hace, que es #GeriatriaCultural. Y en este mes en que se acaba de celebrar el dia mundial del Alzheimer es un placer tener como colaborador a un amigo como es Eloy Rodríguez, compañero de muchas charlas de cafetería universitarias, y también unas cuantas fiestas, porque negarlo, y actual neurólogo de la unidad de deterioro cognitivo del hospital Marqués de Valdecilla y colaborador de la siempre interesante página de Facebook sobre deterioro cognitivo del hospital santanderino.

 

Hace unos meses, un viejo amigo y compañero de fatigas en la carrera, me honró con la petición de elaborar una reseña cultural para su blog de Geriatría, coincidiendo con el día Mundial del Alzheimer. No es que uno sea el mejor candidato para hacer reseñas de cultura,  pero bueno lo intentaré.

andre-y-dorine-2-e1430090149285

Sigue leyendo “André y Dorine”, de Kulunka teatro

Alzheimer: no caigamos en el olvido #SigoSiendoYo #DiaMundialAlzheimer

– Buenas tardes.
– Hola, buenas tardes. ¿Usted quién es?
– No nos han presentado. Soy su demencia tipo Alzheimer. Encantado.
– Perdone, ¿cómo dice?

Se quedó absorto… no sabía muy bien qué decir.

– ¿Recuerda aquel día que sus hijos le llevaron al médico? Sí, porque parecía que perdía la memoria. Ha sido usted elegido para tener un diagnóstico de demencia. Tiene usted un Alzheimer.
– Si, si… claro que me acuerdo. Me hicieron muchas preguntas. Ya al final estaba tan harto que contestaba al tun tun. Tuve que dibujar una casita, un reloj, me enseñaron cartas, y luego me hicieron varias pruebas. Me sacaron sangre, me hicieron un escáner y una cosa muy rara que llamaban SPECT o algo así.
– Eso es.
– Oiga… y eso de la demencia ¿es ya seguro? Porque mi hija pierde las llaves habitualmente, o se las deja dentro de casa y lía una parda llamando al cerrajero y nadie ha pensado que esté enferma por eso. Hay veces que se les olvida incluso que es el aniversario de la muerte de su madre.
– Bueno, seguro, seguro… A ver, el diagnóstico de demencia es probable. Usted tiene una probable demencia tipo Alzheimer.
– Ah!! Bueno, ¡entonces si es probable me quedo mucho más tranquilo! Osea, que de usted no me muero, ¿no?

El Alzheimer se quedó algo sorprendido con la pregunta. Nunca nadie le había planteado esa duda. Estaba acostumbrado a otras reacciones.

– Pues no señor. Efectivamente por el único hecho de perder la memoria no se muere nadie. Otra cosa son las complicaciones derivadas de esos olvidos.
– Cuente, cuente…
– Ahora al principio son cosas pequeñas. Usted está en mi fase inicial, ahora soy leve. Puede olvidar o cambiar cosas de sitio. Dejará de manejar el dinero o se olvidará como conducir un coche, o ir a determinados sitios. Se le puede olvidar el día en el que estamos o incluso no saber en qué calle vive.
– Cuando era niño tampoco sabía en qué día vivía y no me creaba mucho conflicto, la verdad… Y desde que me jubilé tampoco le presto mucha atención.

El Alzheimer se estaba empezando a poner nervioso.

– Si, tiene usted razón. Eso es lo de menos. Cuando avance mi camino, si usted ingresa en un hospital porque le pase algo- se rompa la cadera o algo así- se puede desorientar por completo, tener alucinaciones terribles, puede insultar a sus hijos… Y todo esto puede pasarle también en su casa sin que haya un claro desencadenante. Estos son mis amigos los trastornos de conducta.
– Oiga, y una pregunta… ¿para esos trastornos de conducta hay algún tratamiento? Porque yo me acuerdo de un amigo que le daba a la “bebetoria” que un día le ingresaron y tuvo un delirium tremens o algo así. Le pusieron una inyección y dejó de ver arañas por la pared.
– Si, efectivamente. Hay tratamiento para eso.
– Bien, correcto. Y para usted en sí mismo… ¿hay algún tratamiento? Quiero decir, para que no se me olvide qué día es, o como vestirme y esas cosas.
– Puf… Sí, hay unos tratamientos que se supone que retrasan mi avance. Es como si no me dejasen caminar hacia mi objetivo. Pero la verdad es que esas pastillas o parches hacen poco…
– ¡Uy! Son parches. Con lo que yo sudo, se me despegan fijo…
– Déjeme que continúe: llegará un momento que no sabrá qué ropa ponerse, se hará incontinente y tendrá que llevar pañales y no conocerá a sus hijos. Se le olvidará tragar y tendrá que comer purés para que no se atragante y no haga una neumonía por aspiración.
– Un momento, ¿purés? Oiga, por ahí no paso… ¡odio los purés!

El Alzheimer hizo un gesto de complacencia, como si ya fuera a salirse con la suya.

– Bueno, también creo que si voy a perder la memoria, lo mismo se me olvida también que no me gustan los purés.
– Eso no se lo puedo asegurar.
– Hombre, digo yo que si se me van a olvidar quienes son mis hijos, creo que se me olvidará antes que no puedo ni ver la comida triturada.
– Dejará de caminar y le llevarán en silla de ruedas. Si nadie lo remedia, como no podrá comer casi, le pondrán una sonda de la nariz al estómago para alimentarle. Y le saldrán heridas, úlceras por presión que llaman, al estar inmóvil todo el día. Y no podrá hablar porque también se le olvidará.
– Bueno, yo tampoco he sido de hablar mucho. Vaya panorama, ¿no?

Reflexionó un momento.

– ¿Y las canciones se olvidan?
– Las canciones son de lo último que se olvida.
– Perfecto. Eso me gusta. Me gusta la música.
Bien señor Alzheimer. Únicamente me gustaría preguntarle una cosa: ¿usted está seguro que ese es mi diagnóstico?

– Seguro al 100%, no se lo puedo firmar.
– Bien, porque antes de adjudicarme su diagnóstico, antes de “estigmatizarme” y hacerme perder mi capacidad de decisión o incluso que puedan incapacitarme, me gustaría que alguien se plantee si no estoy un poco más despistado porque no presto atención a las cosas. Porque estoy bajo de ánimo porque falleció mi esposa. También un poco sordo, y no me entero muchas veces de lo que me dicen. Porque no se me da bien leer ni escribir, y siempre me he liado un poco con las cuentas. Piénselo señor Alzheimer. Asegúrese bien.

 

 

 

El Alzheimer, a pesar de todo estaba ahí. Pero de repente, impotente se escondió durante unos años.

– Le espero en poco tiempo. Nos veremos…

Up. Persigue tus sueños

Esta semana toca hablar de #GeriatriaCultural y como colaborador es un honor tener a Carlos Fernández Oropesa, aunque quizás también le conocéis como @rincondesisifo. Es un honor porque es uno de los primeros blogueros y tuiteros que empecé a seguir al iniciarme en este mundo de la salud en redes, y que seguramente vosotros también seguís. Y si no lo seguís, por favor clicad en este enlace https://elrincondesisifo.org/ y empezad a hacerlo.

Pero en lugar de seguir con la cháchara os invito a leer su propuesta cultural, que realmente merece la pena.

Sigue leyendo Up. Persigue tus sueños