Esta pastilla es distinta a la que tomo

En una reciente cena de amigos me preguntaron qué opinaba de los genéricos. Después de 20 años de la ley que permitió los genéricos, la verdad es que aún sorprende que te hagan esta pregunta. Cuando lo comenté con la pastis, que como todas las farmaceúticas del hospital tantas veces me ha salvado el culo, me dijo “pero si esto es agua pasada”.

Pero no será tan agua pasada cuando me lo acaban de preguntar, así que ahí vamos.

cronicidad

Pero qué es un genérico. Pues un medicamento genérico o EFG (equivalentes farmacéuticos genéricos) es un fármaco que contiene exactamente la misma cantidad de principio activo que el de marca. Tienen la misma calidad, seguridad y eficacia, y pasan los mismos controles que los de marca. Todo esto está controlado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

En España este tipo de medicamentos está permitido su uso desde 1997, así que ya han cumplido 20 años. Sería como decir que es una cola, en lugar de decir que es una Coca-Cola© o Pepsi©, que serían los de marca.

Y ahora os preguntaréis que es un principio activo. Pues es el producto principal que tiene el fármaco. Es decir el nombre del genérico. El paracetamol es paracetamol EFG. Pero es que además hay “cientos” de marca como Alador®, Antidol®, Apiretal®, Dafalgan®, Dolocatil®, Dolostop®, Efferalgan®, Febrectal®, Gelocatil®, Termalgin® entre otros. Pero no sólo pasa con éste, con otro medicamento muy común como el omeprazol también hay bastantes marcas: Belmazol®, Ceprandal®, Omapren®, Parizac®, Pepticum®, Ulceral® … Y así con el resto de medicamentos. Quizás el único que recuerde con nombre de marca único sea el seguril® para la furosemida EFG.

Un genérico se puede autorizar después de 10 años de que el fármaco original sale al mercado. Antes de esto, para favorecer la investigación y el desarrollo farmaceútico, el que saca un principio activo tiene “patente de venta exclusiva” durante este periodo.

Así que si ya con lo del nombre de las marcas es un lío, cuando sale él genérico, ya es el acabose. Ya que cada empresa acaba sacando el mismo producto pero con la forma de la caja y de la pastilla que quiere, con lo cual aumentamos el “jaleo”.

Para evitar esto se propone lo que se llama la isoapariencia, es decir que una pastilla se parezca a otra, no sólo en el aspecto de la pastilla, sino también en la caja, que al final es lo primero que nos “echamos a la cara”, y que muchas veces producen un error, alguna vez incluso trágico.

Hay equipos, especialmente de familia y farmacia, que llevan mucho tiempo trabajando a favor de la isoapariencia, como sanoysalvo, stoperroresdemedicacion, rafabravo, la SEMFYC y la FAECAP, entre muchos otros, y hace nada se ha propuesto llevar al congreso este asunto, pero aún está por llevarse a la realidad.

Y es que cuando uno revisa el pastillero hecho en casa o las pastillas que toma una persona, y tiene más de cinco pastillas, puedes ver muchas veces que tiene al menos dos cajas distintas que son lo mismo, o una con un nombre de marca, y otra con un nombre genérico, o varias genéricas, pero con distinta forma. Con lo que el follón es considerable. Y esto no es que sea fantasía, es que pasa todos los días.

Es como decir que tomo, perdón por repetir la publicidad, Coca-Cola® y Pepsi® a la vez. Al final estoy tomando lo mismo, una gaseosa de cola. Lo único que con medicamentos hay que tener más cuidado porque no podemos olvidar que los medicamentos son muchas veces necesarios, pero pueden producir efectos no deseados malos. Y si nos pasamos de dosis estos efectos malos pueden aparecer más fácilmente.

Y en el hospital también pasa lo mismo. Que a la hora de dar las pastillas siempre dicen: “ésta es distinta a la que tomo”. Y es porque la pastilla de la farmacia es de distinta forma, ya que no existe esta isoapariencia. Así que nos toca explicar a todos (enfermería, farmacia, médicos… a quien sea) que siendo de distinta forma y a veces de distinto nombre, son lo mismo.

Y cuál es la mejor forma para evitar estas duplicidades, revisar el pastillero habitualmente, y mejor si te lo enseñan.

Barreño2

Quién no ha visto esto alguna vez
Bibliografia
Fernández-Liz E. ¿Cómo revisar la medicación en los pacientes pluripatológicos?. Aten Primaria 2013;45:233-4 – DOI: 10.1016/j.aprim.2013.04.002

Acerca de osmachope

Médico geriatra, y en los tiempos libres, que son pocos, un poco de todo. Trabajo en el servicio de geriatría del Consorci Sanitari Garraf https://gericsg.com

Un comentario en “Esta pastilla es distinta a la que tomo

  1. Algunos de los comentarios de Twitter

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s