Perdón, ¿me puede cambiar la baranda de posición?

Empezamos el mes de marzo preguntándonos por qué aún escuchamos tan a menudo esta frase, ya sea para que la bajemos, o en otras ocasiones para que la subamos.

baranda

Y es que, aunque está más que demostrado su no indicación en un gran porcentaje de casos (Hignett S et al 2013, Flatharta TO et al 2014), aún se usa de forma inadecuada, ya sea por miedo, ya de la propia persona que está ingresada, o de su familia, o del personal a una caída.

Por lo que este mes nos planteamos cómo poder conseguir la mayor adecuación al uso de las barandilla.

Por eso nos gustaría conocer vuestra opinión, y si alguien no estuviera de acuerdo, pues encantados de conocer su opinión, porque nos encanta “discutir” en este foro, que para esto es.

Acerca de osmachope

Médico geriatra, y en los tiempos libres, que son pocos, un poco de todo. Trabajo en el servicio de geriatría del Consorci Sanitari Garraf https://gericsg.com

3 comentarios en “Perdón, ¿me puede cambiar la baranda de posición?

  1. Como enfermera, en principio, soy de las que opinan que mejor dejar barandas abajo, ya que es la condición al alta que se van a encontrar los pacientes en la mayoría de los domicilios.
    En muchas ocasiones, los pacientes (C i O) prefieren tener las barandas arriba, ya que les permiten asirse a ellas y moverse con más comodidad en la cama. También es cierto que la mayoría de ellos tienen limitaciones funcionales y las barandas “ayudan y dan seguridad”.
    Seguridad para los pacientes, que no se caerán de las camas ni se levantaran sin supervisión, y por otro lado, seguridad para el equipo sanitario, ya que controlamos en todo momento el riesgo de caídas, sobretodo en el turno de noche, cuando las probabilidades de riesgo de caídas aumentan, por desorientación, penumbra, resbalones o calzados inadecuados.

    Me gusta

    1. De acuerdo con Eva, y para cuándo unas barandas sin esos temibles barrotes de hierro, entre los cuales se atraviesan las piernas o brazos de los pacientes…seguro que si fuesen de un material más cálido y menos agresivo, sería más fácil convencerles de ponerlas sin que se sintieran amenazados por un bloqueo, sobre todo en casos de demencia. Nosotros mientras tanto colocamos unos acolchados sobre ellas, pero tienen sus limitaciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s