Caídas

Es habitual la realización de guías clínicas o manuales para evitar caídas. Pues hace poco ha salido un manual en español coordinada por una “coR”. Para los que no lo sepáis, “coR” es un compañero del mismo año del periodo médico de formación MIR. Es decir, una compañera de hospital.

Y que pasa con mis 4 coR, que todos son estupendos. Así que si me entero de algo realizado por ellos, me gusta comentarlo. Y si es sobre una cosa tan importante como un manual de manejo  de caídas, pues con más razón. Y si este libro se iba a presentar dentro de un congreso nacional de geriatría en Abril pasado, que no hay que explicar porque no se hizo. Pues entonces no hay más que hablar. Aquí lo tenéis

caidas.PNG

Este no es un manual al uso, sino que es un “resumen bien trabajado” de un curso que organizó la SEMEG en diciembre del 2017. El libro habla de muchas cosas, pero aquí sólo os hablaré de “la primera mesa”. De las otras mesas, quizás os hable otro día. Y si no haceros socios y así tendréis acceso libre al manual.

Las caídas es una de las cosas que suelen pasar a menudo a nuestros mayores. Se dice que hay casi 1 caída por persona al año (incidencia de 0.7 caídas/persona/año), produciéndose la mitad de éstas en los mayores de 80 años.

Un tercio de las personas mayores que viven en la comunidad se cae y aproximadamente la mitad lo hace en más de una ocasión. En el hospital las cifras oscilan entre un 20-40% y en las residencias de ancianos puede llegar hasta el 75%. Así que ya sabéis porque las caídas nos preocupan a los que trabajamos con los mayores, porque es fácil que nos encontremos con una, y sus graves consecuencias.

Por qué me caigo

Hay muchísimas cosas que favorecen caer, algunas son propias de la persona, o factores intrínsecos. Estos suelen salir con una valoración clínica exhaustiva. Y es que no vale decir que se cae por ser mayor, siempre hay que intentar buscar una causa, y si no se consigue quizás sea el conjunto de varias, por lo que aún hay que hacer mucho más.

factores riesgo

Sin embargo hay otras causas externas, o factores extrínsecos que podemos intentar evitar fácilmente, como es quitar las cosas que están por en medio. Y es que evitando estas cosas externas podemos evitar hasta la mitad (entre el 30 y el 50%) de las caídas que se producen fuera del hogar, y hasta un 70% de las que ocurren en el hogar. Y no penséis que es por hacer cosas difíciles como cambiar la lámpara del techo. Estas “cosas difíciles” sólo están detrás del 5% de las caídas que se producen en el hogar. La mayoría de las caídas se producen mientras se hace una tarea cotidiana. 

Sí que hay que decir que esta proporción baja a un 16% cuando vive uno en una residencia, siendo estos sobretodo al pasar de la cama a la silla o al levantarse, incluso aunque la persona no ande. Porque no andar no evita que una persona se caiga.

Los factores extrínsecos más frecuentes están en relación con problemas de iluminación,
superficies mojadas, escaleras, alfombras, calzado inadecuado o ausencia de
dispositivos de seguridad en el baño o pasillos. Pero sobretodo las alfombras que “tanto nos gustan” o el usar un calzado inadecuado. Sobretodo esas zapatillas que se llevan como si fueran pantuflas, y que tanto vemos durante los ingresos hospitalarios. Sin olvidar los juguetes de los niños tirados por el suelo, que pueden conseguir que hasta alguien joven se rompa un tobillo. Otros factores son la ausencia de dispositivos de seguridad en el baño o pasillos.

Tampoco hay que olvidar que las restricciones físicas o sujeciones, usadas principalmente en hospitales y residencias. Estas no sólo  no disminuyen el riesgo de caídas, sino que pueden aumentar la gravedad de las consecuencias. 

De como disminuir los riesgos de caídas extrínsecos podéis ver el siguiente hilo de twitter que os lo resume mucho mejor que yo.

Los fármacos, nuestros “eneamigos”

Otro factor de riesgo de caídas muy importante son los fármacos, mis “eneamigos”. Neologismo para decir de un “amigo” que a veces pasa a ser “enemigo”. Es un factor tan importante, que no sólo se habla de ellos en el primer capítulo o mesa, sino que en el segundo tiene toda una sección.

Y es que hay varios aspectos relacionados con el consumo de medicamentos que están implicados en las caídas: la polifarmacia incrementa el riesgo de caídas, las modificaciones de dosis tanto los incrementos como las reducciones de dosis, la deprivación de algunos fármacos o el consumo de alguno de los grupos de riesgo se asocia a mayor riesgo de caídas. Es más, es tan habitual la asociación caídas-fármacos, que existe una palabra propia: FRID (fall risk-increasing drugs o fármacos que incrementan el riesgo de caídas), y es que a los anglosajones les encanta las siglas.

Hay un estudio, metaanálisis de Woolcott, que afirma que no sólo los hipnóticos/benzodiacepinas y neurolépticos aumentan el riesgo de caídas, sino que también los antidepresivos, los diuréticos y los antiinflamatorios aumentan este riesgo. Así que podéis ver que tenemos muchos “eneamigos” sobre los que actuar.

Una buena valoración es primordial

Pero, ¿tenemos que mirar a todos esto de las caídas ?. Pues la recomendación es que sí. Cuando uno revisa las recomendaciones internacionales, ve clarísimo que hay que hacerlo así.

resumen
recomendacion-caida

Está tan claro que hay que preguntar sobre las caídas previas, que no hay excusa para hacerlo. Es más hay una “herramienta”, por no decir test, creada por otro coR, donde no sólo habría que preguntar por las caídas, sino por la sensación de volver a caer. Porque esto también nos marca el riesgo de que haya una nueva caída.

Y no nos olvidemos de preguntar sobre los factores de riesgo, tanto intrínsecos como extrínsecos, incluyendo los fármacos.

Pero una valoración tiene que ser para cambiar algo. Y en ese algo la persona tiene el papel más importante. Porque sí que hay datos que suplementar con vitamina D disminuye el riesgo de caída. Pero esto no está del todo tan claro, como dice el sancta sanctorum de la cochrane. Por lo que sólo hay algo en lo que coinciden todos, y es en la recomendación de hacer ejercicio. Y si es dirigido mucho mejor.

Pero no os preocupéis, que de hacer ejercicio no sólo os he hablado, sino que seguro os volveré a hablar.

Y si os he liado mucho, no os preocupéis. Os dejo este resumen que me parece estupendo.

Lo único, sí que tengo que reconocer un inconveniente de esta guía/manual. Y es que para poder disponer de ella hay que ser socio de una sociedad tan interesante como es SEMEG.

Bibliografía

Manual de manejo de las personas mayores que sufren caídas. De la evidencia científi ca a la práctica clínica. Coordinadora: Ainhoa Esteve Arrien. SEMEG 2019

Rodríguez-Molinero A, Gálvez-Barrón C, Narvaiza L, Miñarro A, Ruiz J, Valldosera E, Gonzalo N, NG T, Sanguino MJ, Yuste A. A two-question tool to assess the risk of repeated falls in the elderly. PLoS One. 2017 May 10;12(5):e0176703. doi:10.1371/journal.pone.0176703. Comentado en http://www.semeg.es

Gillespie LD, Robertson MC, Gillespie WJ, Sherrington C, Gates S, Clemson L, Lamb SE. Interventions for preventing falls in older people living in the community. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 9. Art. No.: CD007146. DOI: 10.1002/14651858.CD007146.pub3.

Acerca de osmachope

Médico geriatra, y en los tiempos libres, que son pocos, un poco de todo. Trabajo en el servicio de geriatría del Consorci Sanitari Garraf https://gericsg.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s